Sobre la teoría en el arte

Sobre la teoría en el arte

Muy por encima del suelo del bosque paseaba un ciempiés a lo largo de la rama de un árbol, balanceando sus cien patas en un caminar pausado. Desde la cumbre del árbol unas aves miraban  fascinadas por la sincronía del andar del ciempiés. “es un talento sorprendente”, decían los pájaros. “Tienes más patas de las que podemos contar ¿Cómo lo haces?” Y por primera vez el ciempiés se planteó esa cuestión “¿Cómo hago lo que hago?” de pronto al mirar por primera vez hacia atrás y ver sus patas estas chocaron entre sí y se enredaron, el ciempiés se enrolló como una bola y calló al suelo mientras las aves se reían de él.

El ciempiés con el orgullo herido se desenroscó despacio y con paciencia cada una de sus patas. Con esfuerzo estudió y reflexionó cada uno de los movimientos de sus patas hasta que logró ponerse en pie y caminar. Lo que una vez fuera instinto se convirtió en conocimiento. Descubrió que no tenía por qué llevar el pausado ritmo de antes, si no que al comprender los movimientos de sus patas podía desarrollar un ritmo más rápido. Hasta que al fin fue libre de inventar nuevos movimientos como brincar o saltar. Las aves siguieron preguntándose hasta el resto de sus días “¿cómo podrá el ciempiés bailar?”

 

             Este relato lo usaba el padre de Robert Mckee para explicar a su hijo el papel que juega la teoría dentro del arte.

enero 29, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.